Resolución de conflictos laborales

Resolución de conflictos laborales

Categorías:

Coaching Empresarial

Los conflictos laborales pueden aparecer en tu lugar de trabajo en cualquier momento y este año la situación de incertidumbre y drásticos cambios tampoco ha ayudado.

Hemos vivido una gran transformación laboral nada fácil de llevar, aunque si hay técnicas y medidas que te contamos cómo gestionar el cambio empresarial debido al coronavirus.

Hoy nos centraremos en la resolución de conflictos laborales cuando la situación ya requiere de una conversación entre las partes afectadas y analizaremos el origen de estos “dramas” que afectan negativamente al clima de trabajo.

¿Qué son los conflictos laborales?

Podríamos decir que es esa reacción negativa entre dos o más trabajadores debido a algún aspecto relacionado con su función dentro de la empresa o área de trabajo en general.

Al final los entornos laborales suelen ser focos de tensión, en los que se conviven muchas horas en un entorno de ambiciones, preocupaciones y expectativas muy diversas. Todo ello puede desembocar en conflictos laborales. Para ello es importante hacer hincapié en el proceso de coaching empresarial, para transformar esos conflictos laborales en soluciones de productividad y buen ambiente.

Los problemas y conflictos laborales suelen proceder de diversos desacuerdos o incluso malentendidos debido a una mala comunicación, diferentes percepciones o valores que son fuente de conflictos, intereses y objetivos personales diferentes, falta de recursos en la misma área de trabajo y por choques de personalidad.

Tipos de conflictos laborales

A la hora de enfrentarse a la resolución de un conflicto laboral primero es importante determinar el origen y características, entre las tipologías más comunes encontramos:

  • Conflictos intergrupales o intragrupales: son aquellos originados por el choque entre varios trabajadores o incluso dentro de un mismo departamento o equipo de trabajo.
  • Conflictos interpersonales o intrapersonales: en la mayoría de los casos los conflictos tienen como protagonistas a más de una persona.
  • Conflictos silenciados: se produce cuando algunos empleados están disgustados con otros pero estos no se han percatado o no le han dado la importancia que requiere.
  • Conflictos por desinformación: son de lo más cotidianos, la falta de comunicación o desinformación puede llevar a conflictos más graves.
  • Conflictos por problemas aplazados: estos conflictos si no se tratan a tiempo pueden agravarse con el paso del tiempo hasta volverse crónicos

Técnicas para el manejo de conflictos laborales

Las principales técnicas que ayudan al manejo de conflictos laborales con el fin de buscar un mayor rendimiento en la oficina, serían:

  1. Lo primero de todo, hablar con la otra persona, no hay nada como la comunicación, así que si tu compañero es parte activa en el conflicto lo mejor es fijar una fecha y lugar de reunión donde pueda tratarse el tema o temas de conflicto y buscar una solución analizando las diferencias con calma.
  2. Es clave poner el foco en datos objetivos y centrarse en ello para buscar una solución fuera de lo subjetivo. Además tampoco es recomendable generalizar.
  3. Sabemos que tu seguramente estás ofuscado en tu verdad pero es importante que llegado este punto trates de escuchar con atención la otra parte, no interrumpir su discurso y no desconectar. Un gran error es prepararse para reaccionar en vez de centrarse en las palabras de la otra persona.
  4. Tras haber escuchado su opinión sobre el tema, en conjunto identificar puntos de acuerdo y desacuerdo y haced una evaluación en las que ambas partes tras todos los ajustes necesarios consigáis definir los términos del conflicto.
  5. Muy importante también, priorizar las áreas de conflicto, empezar a divagar sobre el tema no trae nada bueno, es importante concretar qué áreas de conflicto son las más importantes.
  6. Ahora es el momento de la acción, toca desarrollar un plan para solventar y trabajar los temas abordados.
  7. Y por último y no menos importante es importante celebrar la resolución así como buscar oportunidades para señalar el progreso.

Si ya lo decimos todos que “hablando se entienden las personas” y desde Karismatia te ayudamos mediante coaching para equipos a facilitar el entendimiento y la comunicación entre sus miembros y así evitar tener que llegar a la resolución de conflictos posteriores.