Cómo mantener actitudes positivas en el trabajo

Cómo mantener actitudes positivas en el trabajo

Mantener actitudes positivas en el trabajo puede llegar a ser tan importante como la formación o el aprendizaje continuo. Son muchas las horas que pasamos en el trabajo, por lo que que una actitud positiva será determinante para afrontar cada día con motivación y energía.

Aunque parezca una tarea sencilla, no lo es para nada, mantener actitudes positivas siempre es cuestión de buscar un pensamiento más allá del rutinario.

Consejos para mantener una actitud positiva en el trabajo

Mantener una actitud positiva en el trabajo es un esfuerzo que debe realizarse poco a poco y que traerá buenos resultados en el largo plazo.

Para comenzar, se debe empezar por mantener una buena relación con los compañeros, al final, es con ellos con los que se pasa la mayoría del tiempo. Si se provocan tensiones o malos rollos, se irá con muchas menos ganas al trabajo y, eso, sin duda, influirá en los resultados.

Cuando se trabaja dentro de un equipo, cuidar la comunicación con ellos es fundamental, ya que esto está muy relacionado con el anterior consejo sobre mantener buenas relaciones con los compañeros. Las formas de comunicación han variado mucho en los últimos tiempos, y a pesar de la existencia de maneras más rápidas como “Whatsapp” o “e-mail”, es igual de importante mantener una buena forma de comunicación a través de ellas.

La base para mantener una actitud positiva en el trabajo comienza con las buenas relaciones, la creación de un clima de trabajo agradable es un primer paso fundamental para comenzar a crear un gran equipo.

Frases de actitudes positivas

Hay algunas frases de actitudes positivas que pueden ayudar a motivar en el trabajo. A continuación, dejamos algunas de ellas que pueden ser de gran ayuda.

La primera de ellas, es la siguiente: “Para realizar acciones positivas primero debemos desarrollar una visión positiva”. Al final, una vez más se demuestra que el primer paso para realizar acciones positivas es empezar por la actitud.

Otra frase muy del estilo que resume lo mismo, es la siguiente: “Cuando sustituyas los pensamientos negativos por los positivos, empezarás a tener resultados positivos”. Y es que, los verdaderos resultados empezarán a llegar cuando cambies los pensamientos.

Ejemplos de actitudes positivas y negativas en el trabajo

Para que sea más fácil clarificar la diferencia entre una actitud positiva y una actitud negativa en el trabajo, os mostramos algunos ejemplos que lo demostrarán.

A veces, cuando se pasan muchos años en una misma empresa, se llegan a actitudes que, a pesar de ser negativas, se normalizan y puede que no lleguemos a darnos cuentas de que pueden estar influyendo negativamente en nuestra actitud en el trabajo.

Un ejemplo de actitud negativa en el trabajo, es la actitud pasiva, el hecho de acostumbrarse y establecerse en una zona de confort provoca que se entre en un bucle de rutina y conformismo que perjudica a la empresa. Una actitud positiva en el trabajo y proactiva totalmente opuesta a esta es la de buscar siempre aprender cosas nuevas, superar límites, y buscar el éxito incluso cuando ya se tiene.

Por otro lado, si te preguntas cómo mantener actitudes positivas en el trabajo aceptar errores es primordial. La diferencia entre aprender de tus errores y enfadarse cuando te los dicen es que mientras que, si haces lo primero podrás seguir avanzando y aprendiendo, si tan sólo se produce frustración al pensar en ellos se producirá un estancamiento que impedirá el avance.

Para aprender a trabajar con actitudes positivas, en Karismatia realizamos sesiones de coaching empresarial, que serán de gran ayuda para mejorar estos aspectos.