Madurez emocional: ¿Qué es y cómo conseguirla?

Madurez emocional: ¿Qué es y cómo conseguirla?

Categorías:

Desarrollo profesional

La madurez tiene muchas formas de mostrarse, desde la madurez física hasta la madurez intelectual o emocional. En este caso queremos centrarnos en la madurez emocional y en cómo condiciona nuestras vidas, te hablamos sobre qué es la madurez emocional y cómo conseguirla.

¿Qué es la madurez emocional?

La madurez emocional es la capacidad que tenemos para afrontar los sucesos que nos ocurren a lo largo de nuestra vida. Es decir, ser capaces de reconocer que sucesos nos suponen una carga emocional e intentar buscar una opción para gestionarlos de una manera equilibrada.

Si tienes dudas de tu nivel de inteligencia emocional hay ciertas características comunes. La autodisciplina y la constancia son dos de los grandes pilares que estabilizan la madurez emocional, y dos de las más difíciles de adquirir.

Esta madurez va a influir en el momento de comunicación con las personas de nuestro entorno. La madurez emocional no evita el sufrimiento de manera definitiva, pero sí evita el sufrimiento innecesario dentro de nuestras vidas. Y es que en realidad, nunca dejamos de madurar, nos encontramos en continuo cambio y desarrollo. 

Para ello es muy importante aceptar nuestra responsabilidad y limitaciones, es decir, no buscar excusas pero fijarnos objetivos realistas.

Esto se trata de un largo trabajo de introspección, donde tenemos que asumir que no nos castigaremos por los errores que cometemos, sino que aprendemos de ellos y esto se hace desde la crítica constructiva.
Asumir la responsabilidad de nuestros actos frente terceros pero no asumir aquello que no nos corresponde también se trata de una trabajo duro.

¿Cuáles son las características de una persona emocionalmente madura?

Se dice que durante la infancia y adolescencia (hasta los 20 años), es cuando más cambios se producen tanto a nivel físico como a nivel mental, y es a esta edad cuando se considera que se alcanza el nivel óptimo de madurez. 

No obstante, cada persona es un mundo, y cada experiencia que cada persona ha vivido en su vida, ha podido contribuir a poseer madurez emocional con anterioridad, o al contrarío de manera más tardía. 

Os dejamos este listado con algunas características de una persona madura emocionalmente:

  • Mantiene la autodisciplina y la constancia
  • No se queja ni culpa a los demás de lo que le ocurre y busca la mejor manera de afrontar las dificultades.
  • Acepta sus limitaciones y se aleja del perfeccionismo y la crítica sin fundamento.
  • No se castiga por cometer errores, los evalúa, los corrige y sigue adelante.
  • Asume la responsabilidad frente a la consecuencia de sus actos.
  • Mira el presente y el futuro y supera el dolor que pueda haber vivido en el pasado
  • Se trata con respeto y consideración y no se autocastiga por posibles errores del pasado.
  • Deja de someterse al juicio ajeno y valora por sí mismo las cuestiones significativas de su vida de manera consecuente
  • Aprende de sus propios errores y de los demás
  • Evita victimizarse y toma el control de su vida siendo proactivo.
  • Toma decisiones teniendo en cuenta un análisis racional de la situación y controlando sus emociones
  • Es tolerante y flexible ante los cambios.
  • Evita las dependencias
  • Es empático y respetuoso.

¿Cómo madurar emocionalmente?

Para poder alcanzar la madurez emocional necesitamos contar con las herramientas necesarias para ser capaces de gestionar las emociones cuando ocurren ciertas situaciones.

Y es que una persona que posee madurez emocional también destaca por su inteligencia emocional. Para alcanzar la madurez emocional será necesario seguir una serie de pasos que te explicamos a continuación.

Cómo madurar emocionalmente

Practicar el mindfulness

El mindfulness consiste en trabajar la atención plena a lo que nos rodea. Con ello conseguiremos conocer nuestras emociones y controlar nuestros pensamientos. De esta manera conseguiremos un mayor equilibrio emocional.

Acepta y aprende de tus errores

Otro consejo para madurar emocionalmente es aceptar tus errores y aprender de ellos. Debemos de ser conscientes de que todo no va a salir como queremos, y debemos saber sacar la parte positiva de los fracasos, ya que quizás, esos fracasos se conviertan en oportunidades.

Sé asertivo

Conócete, si te conoces a ti mismo conseguirás entender tus emociones y sabrás controlarlas, y trabaja la asertividad, hay que saber demostrar empatía, entender las experiencias emocionales de cada persona sin atentar contra los demás.

Mantén una comunicación bidireccional

Por último, ten en cuenta la escucha activa, no se trata de oír, si no de escuchar a los demás. Y ten siempre en mente que el nosotros va por encima del yo.

Cómo tener madurez emocional

La madurez emocional cuenta con 5 elementos que marcan su desarrollo. Una persona madura emocionalmente es consciente de lo que hace bien y lo que hace mal, y sabe asumir las consecuencias de sus actos. Una persona con madurez emocional es responsable.

Otro aspecto importante es la autonomía, no puedes dejar que te influya lo que hagan o digan los demás sobre ti. Debes de ser capaz de tomar decisiones y estas decisiones deben ser coherentes.

Por último, debes de tener la capacidad de saber adaptarte a diferentes situaciones.

Todos estos elementos te harán ser más estable emocionalmente y confiar más en ti mismo, por lo tanto, ganarás mayor seguridad en ti.