que es la comunicación asertiva Karismatia

Todo lo que debes saber sobre la comunicación asertiva

¿Qué sería de nosotros sin poder comunicarnos? Pues hoy vamos un paso más allá de lo que conocemos todos por comunicación, si ya incluimos la actitud que tenemos en esa comunicación, expresiones, la forma de manifestar nuestra opinión, con un tono claro y pausado… ya estaríamos hablando de la comunicación asertiva. Y.. ¿qué es esto? Como coach experta en comunicación empresarial te ayudaré a esclarecer cualquier duda.

¿Qué es la comunicación asertiva?

Cuando hablamos de comunicación asertiva, hablamos de un estilo de comunicación con un gran impacto en todo tipo de relaciones, desde las más personales y emocionales hasta las relaciones profesionales.

Las principales características a la hora de hablar de la comunicación asertiva parten de la muestra de interés cuando estamos frente al interlocutor, de tener un postura corporal abierta, controlar nuestros gestos, tener en cuenta la intensidad de nuestro tono de voz (es importante modularla), analizar cuánto tiempo escuchamos y cuanto tiempo somos escuchados y por supuesto y no menos importante, identificar cómo, cuándo y cuánto intervenimos.

La comunicación asertiva a la hora de trabajar

Esta habilidad es una de las más deseables a la hora de desarrollarla en el ámbito laboral, ya que sobre todo en el ámbito comercial, es la forma ideal para dirigirnos a un cliente.

La comunicación asertiva además nos ayuda a potenciar que el mensaje sea asumido con claridad y mayor facilidad, mostrando respeto por los derechos de la otra parte.

Es primordial que el cliente perciba que la información que se le está dando es firme, todo bajo un comportamiento que muestre una buena autoestima y dando lugar a una comunicación cooperativa.

¿Cómo desarrollar la comunicación asertiva?

No hay trucos, la verdadera comunicación asertiva se basa en una sencilla fórmula que no es más que empatía pura y dura:

  1. Observa y transmite los hechos sin juzgar: este es el pilar fundamental, es importante separar tus observaciones de tus evaluaciones, para ello debes explicar lo ocurrido de la forma más objetiva posible.
  2. Identifica y transmite tus sentimientos: este segundo paso es esencial ya que tus sentimientos son la única realidad que no admite duda ni discusión alguna.
    Cuando tu recibes información, los mezclas en tu cabeza con conocimientos transformándolos en pensamientos, los cuáles te causan sentimientos y actúas en función de ellos.
  3. Expresa tus necesidades reales: este es el paso más complicado, pero es clave. Necesidades tenemos todos e incluso las compartimos en muchos de los casos, por ello debes saber que los sentimientos no aparecen sin sentido ninguno, son creados por estas necesidades.
    Así que cuando no entiendas los motivos de alguien por los que dice o hace algo, para enfadarse o estresarse, pregúntate qué necesidad no cubierta puede haber detrás.
  4. Haz tu petición: este ya es el último paso de la comunicación asertiva y ya por lo tanto queda expresar de forma lo más clara y concreta lo que quieres o esperas de la otra parte. Cuanto más detalle pongas a tu explicación más fácil será para la otra persona ayudarte.

¡Consejo! Ten cuidado con concretar poco o dejar la explicación abierta a la interpretación de los demás.

Técnicas de comunicación asertiva

A continuación expondremos diversas técnicas de comunicación asertiva y en que consiste cada una de ellas para que tú adecues tu estilo de comunicación con la que te sientas más cómodo.

  • Técnica del disco rayado: consiste en repetir una afirmación varias veces, siempre en el mismo tono, volumen y ritmo.
  • Técnica del banco de niebla: se trata de cederle al cliente la razón pero no dejando lugar a continuar con el enfrentamiento.
  • Técnica del acuerdo asertivo: la idea de esta técnica es llegar a un acuerdo donde se confirma lo que se pueda considerar como error, pero marcando que no es lo habitual.
  • Técnica de la pregunta asertiva: consiste en contestar a la otra parte con una pregunta que pone en positivo el tema que se está tratando.

Lo mejor de la comunicación asertiva es que nos permite entablar la conversación desde un enfoque colaborativo y por supuesto empático. Desde Karismatia, mediante las sesiones de coaching para empresas trabajamos esta habilidad como una manera de relacionarte y conectar con tu entorno de trabajo, mucho más allá sólo defender tus derechos o decir que no.