Objetivo medible: buscando trabajo Parte2/5

La pasada semana aprendimos como en la búsqueda de trabajo es importante desarrollar un objetivo de forma cuanto más especifica mejor para la consecución del mismo. En este post, seguiré desarrollando otro de los puntos importantes para el enunciado del objetivo a conseguir.

Un objetivo ha de ser medible, si debe ser cuantificable, en principio el objetivo que se planteaba parecía medible por lo siguiente, quiero trabajar, y conseguir un trabajo, parece evidente que si consigo un puesto en una empresa estoy trabajando y mi objetivo está conseguido. ¿Es realmente eso lo que quiero? Es bastante claro que quiero un trabajo, y probablemente es bastante claro que la empresa quiere un trabajador, pero… ¿por qué falla entonces que la empresa encuentre a un trabajador y que el trabajador encuentre el puesto de trabajo que desea?

Porque la formulación en ambos casos no ha sido específica o no ha sido medible, parece bastante obvio que es medible:

Quiero un trabajador, no quiero 20 o 3 quiero UNO, pero… volviendo al post de la pasada semana he sido específico, tengo claro cuáles son las características que estoy buscando en un trabajador, cuanto mayor detalle ponga en lo que estoy buscando mayor será la posibilidad de encontrar aquello que quiero.

De la misma manera, medible para el que está buscando quiero un trabajo, quiero un salario, son dos cosas diferentes; no es lo mismo querer trabajar que querer tener un “sueldo Nescafé” pues si mi objetivo es el segundo lo mismo lo que he de hacer es comprarme todos los botes de café soluble que pueda o plantearme la lotería, si éste es tu caso te remito al post de este blog “Cuando me toque la lotería”.

En este ejemplo, en el que lo que quiero es algo material parece evidente que es medible el objetivo.

Pero y si lo qué deseo es un mejor ambiente laboral, ¿Qué es lo que eso significa para tí? ¿Cómo se cuantifica eso? ¿Qué puedes hacer tú para conseguirlo? Si tu objetivo es tener un mejor ambiente laboral habrás poner indicadores sencillos que te ayuden a medir si el ambiente laboral mejora o no, que no haya discusiones entre compañeros, que exista un clima distendido, que se sonría a menudo, que  exista colaboración en entre los miembros de equipo… estos son indicadores que hacen medible lo  no cuantificable, ya sea en un ambiente laboral o personal.

En el proceso de búsqueda de trabajo estos indicadores pueden ser, recibir llamadas en respuesta al cv, conseguir citas para entrevistas laborales,… cuando estos indicadores suben muestran que estás  más cerca del objetivo que es conseguir un trabajo de X, en la zona Z con S salario, en el plazo de T tiempo.

Cuando desarrollas indicadores u objetivos cuantificables es más fácil ver la evolución hacia tu objetivo y por tanto, automotivarte en el camino. Así como, corregir aquellas acciones que haces y no están dando el resultado esperado.

 

La próxima semana continuamos con pasos que nos permiten enunciar nuestros  objetivos de la mejor forma con el fin de que resulte más fácil conseguirlos. Si quieres que te facilitemos la consecución de los mismos no lo dudes, ponte en contacto con nosotros y pide tu cita.

[contact-form-7 404 "Not Found"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *