Las Tres Rejas. Cuentos para la reflexión

Las Tres Rejas. Cuentos Coaching

El joven discípulo de un filósofo sabio llega a casa de éste y le dice:

– Oye maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…..

– !Espera! – lo interrumpe el filosofo – ¿ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

– ¿Las tres rejas?

– Si. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

– No. Lo oí comentar a unos vecinos.

– Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?.

– No, en realidad no. Al contrario…

– !Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

– A decir verdad, no.

– Entonces, dijo el sabio sonriendo

– Si no sabemos si es verdad, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

Reflexión sobre “Las Tres Rejas”:

El mayor problema de las organizaciones es la comunicación algo tan sencillo como estos 3 filtros pueden ayudarnos a mejorar la comunicación en nuestras relaciones personales y profesionales.

En las organizaciones multinacionales en las que he trabajado, es fácil darte cuenta de lo pequeño que es el mundo y lo rápido que para mal o para bien se transmite la información, llegar a Australia y que un francés te pregunte por algo que ha oído, y que le ha dicho alguien de la organización que no te conoce pero que ha oído por alguien que tampoco me conoce. ¿Crees que es fácil aplicar estos 3 filtros? ¿De qué manera se mejoraría tu comunicación tanto personal como profesionalmente?

Escribe tu comentario.

2 thoughts on “Las Tres Rejas. Cuentos para la reflexión

  1. Iremar Pérez

    Pienso que si nos esforzamos y aplicamos las tres rejas a nuestra vida cotidiana, al principio nos costará un poco, pero luego se convertirá en hábito y lo haremos de manera natural. Es una gran historia que nos ayudará 100% en las comunicaciones interpersonales.

    Reply
    1. karismatia Post author

      Por supuesto Iremar, todo cambio en nuestra actitud al principio cuesta un poco, pero pensar en todo lo bueno que eso nos trae hace que seamos más fuertes y que el cambio sea más llevadero. Muchas gracias por compartir con nosotros tu visión, con la que estamos totalmente de acuerdo.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *