Cómo gestionar al compañero que no quiere trabajar

En más de una ocasión me he reconocido como curiosa y preguntona y si algo me gusta en aquellos que comienzan un trabajo, no sólo a mí sino a muchos empresarios con los que he estado hablando, es la capacidad de aquellos que comienzan un trabajo y preguntan, porque preguntando se aprende, se evitan errores y se optimiza por ambas partes en el desarrollo del proyecto.

Sin embargo, todos conocemos a alguien que continuamente quiere “ayuda, necesita que se le diga qué buscar y dónde, con quién hablar, qué preguntar, como conseguir que se hagan las cosas,… Puede ser incluso peor pues si es tu jefe, la conversación puede ir disfrazada de… “oportunidad de crecimiento y desarrollo laboral” cuando puede ocurrir que lo único que necesite sea acabar su jornada laboral pronto.

¿Que se puede hacer en estos casos?

Pues en este blog aportamos 3 ideas para que responder a aquellos que intentan que hagas su trabajo. Cómo bien sabes si le das un pez no aprende pero si le das una caña y le enseñas a pescar será una persona independiente y… te liberarás de esa persona que te pregunta a todas horas… ganando incluso un aliad@ que te puede ayudar con futuros pregunton@s.

  • Darle la vuelta a la situación.

Hazle preguntas a tu interlocutor ¿cuál es tu idea inicial? ¿Qué has investigado? ¿Con quién has hablado? ¿Has mirado la intranet de la empresa u otros recursos? Dile cosas como… “este trabajo requiere paciencia…”,  de forma que la persona se vea obligada a pensar. De esta forma y siguiendo con la metáfora pesquera… aprenderá que quien quiera peces que se moje.

  • Proporciona orientación, no respuestas

Si una vez has lanzado tus preguntas las respuestas que obtienes son… “No sé”, “No”, “No lo he pensado” es tu oportunidad para invitar a reflexionar y a realizar más trabajo de campo y si vuelve a atascarse, que vuelva y muestre en que se ha atascado esta vez, de esta forma puedes decirles cómo ha conseguido atascarse y cómo salir del atolladero. Nada más. Al mantenerlo con trabajo por hacer y proponiéndole nuevos retos es la mejor manera para que aprenda y no olvide. Si haces más de eso, y le solucionas el problema, permanecerán a tu lado siempre trayendo problemas para que los resuelvas.

  • Informale que estás ocupado

Si con esto la persona no va desarrollándose y siendo más independiente cada vez, te tocará pasar a esta técnica. Si es tu jefe puede que necesites recordarle esas otras tareas que intentas terminar para él/ella. Puedes decirle algo tipo ”Puedo ayudarle pero tengo entendido que estas “N” cosas que estoy llevando a cabo tienen prioridad absoluta”. Por lo que no tengo tiempo para centrarme en esta nueva tarea y hacerlo todo bien. ¿En qué he de centrarme? Si me centro en esta cosas, ¿puedes ayudar con las otras tareas que tengo?”

En caso de ese compañer@ que te requiere ayuda incesantemente dile algo similar a esto “Me encantaría poder prestarte toda mi atención pero en este momento tengo otras prioridades y no puedo involucrarme más en ese trabajo”.

No es fácil cuando alguien intenta continuamente que desempeñes su trabajo pero si se lo conscientes una vez, lo acostumbrarás a ello, y luego será mucho más complejo quitar el hábito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *